10 razones para dar y recibir abrazos

10 razones para dar y recibir abrazos

0

Todos hemos tenido la necesidad de dar o recibir un abrazo, y es que esta acción simple genera muchos beneficios para nuestra salud. Te lo explicamos a continuación

Según la terapeuta uruguaya creadora del Sistema Abrazoterapia y autora del libro El lenguaje de los abrazos Lía Barbery, la terapia de los abrazos es una técnica innovadora de regulación de las emociones y el cuerpo, que utilizando los abrazos como un instrumento terapéutico, permite la aproximación a la persona como un ser holístico, es decir que integra armónica y equilibradamente el cuerpo, mente y las emociones.

1.   Ayudan a sentirse bien

Cuando una persona está mal, nada mejor que el abrazo contenedor y reconfortante de un ser querido. Desde el punto de vista físico, los abrazos ayudan a liberar endorfinas (dan sensación de bienestar) y oxitocina (hormona del amor). Según el investigador del Centro Médico Universidad de Loma Linda, en California y autor del libro la Molécula de la felicidad, Paul J. Zak, 8 abrazos por día ayudan a sentirse feliz y conectados con el resto. Además, abrazar 20 segundos a la pareja serían suficientes para que se incrementes los niveles de oxitocina.

2.   Disminuyen la presión arterial

Según un estudio de la Universidad de Columbia, cuando alguien recibe un abrazo, disminuye la presión arterial, ya que son activados los corpúsculos de Pacini (unas terminaciones nerviosas localizadas en la piel) que mandan señales al nervio vago (área cerebral encargada de regular el ritmo cardíaco y la presión arterial).

3.   Reduce el estrés

Los abrazos son una efectiva terapia natural para disminuir el estrés. Al abrazar a alguien, se reduce en el cerebro la producción de la hormona del estrés (cortisol), se libera tensión y se mandan señales de tranquilidad. Además de acuerdo con un estudio del Centro para la Investigación Cerebral de la Universidad Médica de Viena, Austria, incrementan la producción de oxitocina y sensación de bienestar.

 4.   Aliados del corazón

Los abrazos también favorecen la mayor oxigenación de la sangre lo que hace que la actividad del corazón sea normal. Según una investigación de la Universidad de Carolina del Norte, las personas que no reciben abrazos desarrollan un ritmo cardíaco de 10 latidos por minuto en comparación con los que sí cuyo ritmo es de hasta 5 latidos por minuto.

 5.   Calman el dolor

Una investigación del Dr. David Spiegel de la Universidad de Stanford California, Estados Unidos, encontró que los abrazos mejoraban la calidad de vida y reducían el dolor en mujeres con cáncer de mama metastático. Además de hallar que el dolor se reducían en un 50%, encontraron que las pacientes vivían el doble.

 6.  Ayudan a liberar miedos

Según Sander Koole, encargada de un estudio de la Universidad VU de Amsterdam:

incluso fugaces y aparentemente triviales formas de contacto interpersonal pueden ayudar a las personas a lidiar con miedos existenciales

 7.   Fortalece las defensas

Al abrazar a alguien, el cerebro ibera mayor cantidad de oxitocina, lo que disminuye el riesgo de sufrir infecciones o enfermedades y estimula la producción de anticuerpos que combaten los virus y las bacterias. Según la Dra. Dolores Krieger, profesora de enfermería en la Universidad de Nueva York, especialista en las terapias de contacto, al abrazar se fortalecen las defensas estimulando el nivel de hemoglobina que transporta oxígeno a los tejidos.

 8.   Favorece el desarrollo de las neuronas

La carencia de afecto, lo cual incluye los abrazos, durante los primeros años de vida pueden llevas a la muerte de las neuronas, según científicos de la Universidad de Duke, en Estados Unidos. Para éstos, el contacto físico es fundamental para el desarrollo de las neuronas y el cerebro de un bebé que no es abrazado es cerca de un 20% más chico.

 9.   Importantes durante la vejez

Kathleen Keating asegura en su libro La terapia del abrazo, que el contacto físico es cada vez más importante conforme la gente envejece:

El contacto físico no es solo algo agradable, sino también necesario para nuestro bienestar psicológico, emocional y corporal, y acrecienta la alegría y la salud. El abrazo es una forma muy especial de tocar, que hace que uno se acepte mejor a sí mismo y se sienta mejor aceptado por los demás

 10.   Disminuye las probabilidades de infidelidad

Según un estudio realizado en la Universidad de Carolina del Norte, las parejas que duermen abrazadas son menos propensas a ser infieles. La razón, es que durante el abrazo se libera oxitocina, hormona que favorece la sensación de bienestar. Por ello, la pareja siente que todo va bien y no la necesidad de buscar algo más fuera.

No dejes pasar la oportunidad de darte y brindar salud con un “simple abrazo”.

 

 

Con información de sanar.org

 

 

Nota: el contenido expresado en este espacio es responsabilidad del autor, no necesariamente la filosofía de eldiariodelasalud.com