Esquema de vacunación en los niños

Esquema de vacunación en los niños

0

La vacunación es una de las mejores formas de proteger a los niños de enfermedades graves, antes de los cinco años. Es importante que los padres tengan un control del calendario, para evitar atrasos o que se olvide por completo colocar alguna de estas.

Los esquemas de vacunación pueden variar un poco de acuerdo a la epidemiología y los diferentes ministerios de salud publica en cada país.

En términos generales lo que se busca es evitar el resurgimiento de aquellas enfermedades que se encuentran controladas y la aparición de nuevos casos en aquellas enfermedades que son frecuentes.

La mayoría de estas enfermedades pueden provocar efectos graves que permanecen a lo largo de la vida y en muchos casos son causa de muerte infantil.

En la siguiente imagen se puede observar un esquema sencillo en donde se específica la vacuna, el numero de dosis y la edad que debe administrarse (esquema propuesto por el MSPAS).

esquemaVacuna

Algunos errores que se cometen con cierta frecuencia respecto a los esquemas de vacunación, son las falsas contraindicaciones para colocar ciertas vacunas, por ejemplo: cuando el niño cursa con alguna enfermedad leve o fiebre, se encuentra bajo tratamiento antibiótico, está en fase de convalecencia de alguna enfermedad, presentó reacción leve o moderada en la zona de la vacuna anterior, tiene alergia a penicilina o alguna otra alergia inespecífica.

Todas estas supuestas contraindicaciones deben analizarse de acuerdo a cada niño y la mayoría de ellas, realmente no impiden la vacunación.

Por otro lado, el mismo personal de salud algunas veces no tiene el conocimiento de como actuar cuando al niño no recibió una dosis de vacunación. Por ejemplo en el caso de hepatitis B cuando se inicia el esquema tarde, quizá suelen colocar la segunda o tercera dosis, sin administrar la primera.

Por esta razón es recomendable que los padres consulten directamente con el pediatra o médico tratante, para determinar cuales son necesarias o pueden colocarse, y cuales ya no son indicadas.

Tener un control adecuado del esquema de vacunación favorece a que el niño crezca saludable y tenga una vida adulta con menos riesgos.

 

 

www.eldiariodelasalud.com