La verdad sobre comer carne roja y el cáncer

La verdad sobre comer carne roja y el cáncer

0

El informe de la OMS que ha clasificado la carne procesada como alimento cancerígeno, indica que comer solo 100 gramos al día aumenta el riesgo de cáncer hasta un 17%, también es importante como se cocina.

Recientemente se dio cobertura a este informe en diferentes medios de comunicación alarmando sobre las altas posibilidades de cáncer asociado al consumo de carnes rojas (res, cerdo, caballo, cordero, entre otras).

Estos datos no son nada nuevo en el mundo de la medicina y la ciencia, en realidad diversos estudios se han realizado sobre la relación entre el consumo de carnes rojas, especialmente procesadas y mayores probabilidades de diversos tipos de cáncer.

La-seduccion-de-las-carnes-maduras-carnes-magras-en-embutidos-Razas-Porcinas

A pesar de estos datos, no significa que debemos eliminar de nuestra dieta el consumo de carnes rojas, estas aportan macro y micronutrientes, que son necesarios para la vida, aunque si es cierto que debemos limitar e incluso eliminar el consumo de carnes procesadas, especialmente aquellas que se distribuyen en restaurantes de comida rápida.

La relación entre el consumo de este tipo de carnes y el cáncer no solo se encuentra en la elaboración del producto como tal o sus contenidos, también importa las formas en las cuales preparamos estos alimentos.

Si a esto asociamos ciertas condiciones genéticas y falta de actividad física regular, las probabilidades de cáncer aumentan.

Cuando hablamos de cómo preparamos las carnes, es necesario tomar en cuenta que no debemos utilizar grandes cantidades de grasas y sal, ya que el exceso de estas si que favorecen a padecer algunos tipos de cáncer.

Pensar que consumir carnes rojas es una de las principales causas de muerte es algo radical, el ser humano lo ha hecho por siglos y estudios nutricionales establecen los beneficios de su consumo, si es cierto que debemos esforzarnos por tener estilos de vida saludables en general, consumir mas frutas y verduras, evitar el tabaco y alcohol, no olvidando una buena dosis de ejercicio regular.

 

 

www.eldiariodelasalud.com