El dolor abdominal o “dolor de estomago” es uno de los síntomas mas complejos de manejar incluso para los profesionales de la salud; en esta región del cuerpo tenemos asas intestinales y órganos importantes que en determinado momento pueden provocar dolor, la manera de identificar el origen del mismo, es inicialmente por localización, y debido a esta dificultad aliviar la molestia no es algo sencillo.

Cuando el dolor es causado por alguna afección intestinal, regularmente sucede por:

  • Aumento en la producción de gas
  • Disminución de los movimientos intestinales
  • Incremento importante de los movimientos intestinales (cuadro diarreico, etc)
  • Perforación intestinal
  • Inflamación del tejido intestinal circundante
  • Entre otras causas

dolor-abdominal-a-tu-salud

Cuando el dolor es producto de algún órgano, las causas son múltiples y regularmente se asocian a otros síntomas que el médico toma en consideración para establecer un diagnostico.

A continuación te presentamos algunos alimentos que debes evitar cuando presentas dolor abdominal, con el fin de no interferir con el diagnostico preciso.

1. Azúcar. Ingerir alimentos ricos en azúcar favorece los calambres “estomacales”. Especialmente si el dolor es causado por distensión o aumento de la movilidad intestinal,  alimentos con altos contenidos de azúcar pueden provocar mayor producción de gas y por ende dolor.

2. Lácteos. El consumo de lácteos aumenta la producción de gas intestinal. En muchas ocasiones el dolor abdominal se encuentra asociado a un cuadro diarreico, los lácteos por su alto contenido de grasas y azucares incrementan las deposiciones, regularmente asociadas a dolor abdominal.

3. Grasas. Los alimentos con alto contenido de grasas saturadas interfieren con el vaciado gástrico, favoreciendo así la distensión intestinal; si el dolor abdominal es provocado por padecimientos de vesícula o páncreas, el consumo de grasa “incrementa el trabajo” de estos, favoreciendo a que aparezca dolor.

4. Gaseosas o soda. Las bebidas carbonatadas favorecen la distensión abdominal, asociándose a nauseas, acidez, entre otros síntomas.

5. Chocolate o alimentos con cafeína. Si el dolor es provocado por irritación gástrica como “gastritis” o ulceras, estos alimentos pueden aumentar la producción de ácido en el estomago teniendo como resultado dolor abdominal. Por otro lado interfieren con el vaciado gástrico.

6. Cítricos. Los cítricos aumentan la producción de ácido en el estomago, por lo que pueden provocar reflujo, acidez o “ardor”.

7. Picante. El picante puede incrementar la producción de ácido, y en aquellas personas que padecen de intestino irritable, provocar los cólicos intestinales.

Ahora puedes comprender la razón por la que los profesionales recomiendan un dieta baja en grasas, irritantes, químicos y azucares, cuando presentas padecimientos estomacales.

Asociado a esto se indica el consumo de abundante liquido y actividad física leve-moderada, ayudando al vaciado gástrico-intestinal, liberación de gas y por ende alivio del dolor. En el caso de dolor provocado por lesión en algún órgano probablemente no se note ninguna mejoría, hasta que no se prescriba el tratamiento adecuado.

Consulta siempre que presentes dolor abdominal para evitar complicaciones.

www.eldiariodelasalud.com