Olvídate de “la dieta” para tener una vida saludable

Olvídate de “la dieta” para tener una vida saludable

0

Quizá pienses que nos hemos vuelto locos, ¿cómo olvidarse de la dieta para ser saludables?.

Con el inicio del año uno de los propósitos mas comunes es “iniciar a hacer dieta”, especialmente si los ultimos meses del año anterior “nos pasamos de comida y bebida”.

Todos los propósitos de año nuevo son muy buenos cuando cada uno de estos se encuentra dirigido a mejorar tu vida de una u otra manera, pero muchas veces año tras año realizamos el mismo propósito sin lograr cumplirlo.

la clave para que este sea un año diferente se encuentra en ti mismo, en la forma en la que haces conciencia sobre tu vida y lo que para ti es realmente importante, nadie mas que tu puede tomar la decisión de buscar equilibrio en todos los aspectos que te conforman.

Claro, la alimentación es importante, pero alimentación saludable no significa “dieta”, ya que frecuentemente la palabra “dieta” se encuentra asociada a restricción y comidas con poco gusto, generando en nuestro cerebro una respuesta de rechazo, que regularmente no es sostenible en el tiempo y que por el contrario genera frustraciones o el famoso “rebote”.

Entonces… ¿cómo podemos ser saludables olvidando la palabra dieta?.

  1. En principio piensa en las razones por las que haz decidido iniciar con diferentes hábitos a los que tienes actualmente: ¿Es por salud?¿por qué te lo indicó el médico?¿te sientes obligada/o por conocidos?¿realmente lo quieres?¿piensas en ti y en tu familia?. Frecuentemente las personas dejamos de hacer las cosas cuando pensamos en el corto plazo, ya que al momento de alcanzar el resultado podemos caer en una zona de confort que nos permite adoptar hábitos o vicios que en el largo plazo afectan nuestra salud. De tal forma que quizá puedes empezar a pensar en el largo plazo y todos los planes de vida, ninguno de ellos podrás desarrollarlo si en principio no tienes salud por supuesto, sin contar los problemas financieros que las diversas enfermedades acarrean. No importa en lo que creas, el principal responsable de cuidar de ti, eres tu mismo.
  2. Se selectivo con la información que recibes: Todos tenemos conocidos que consideran ser especialistas en temas de nutrición y salud, o quizá actuando de buena voluntad nos brindan datos que para ellos funcionan pero eso no significa que funcionará en ti. Lee diversos espacios de salud, compara y pregunta, los criterios pueden ser diferentes incluso dentro los mismos profesionales, pero sin duda hay lineamientos básicos que la gran mayoría comparte, practicas saludables que realmente funcionan y otras que te prometen lo imposible. No creas en todas las fotografías que se muestran en redes sociales… NO TE DEJES ENGAÑAR.
  3. Consume comida de casa o lo mas parecido a esta: Generalmente cuando tenemos sobrepeso o algún padecimiento en especifico que nos invita a modificar los hábitos alimenticios, es porque en casa consumimos alimentos altos en azúcares, grasas saturadas, sal, exceso de carnes rojas, entre otros; o muchas veces es porque “no tenemos tiempo” y consumimos comida rápida frecuentemente. De tal forma que en principio debemos aprender a elegir los alimentos, comer saludable no significa privarte de todo o crear rechazo a la comida, compra alimentos saludables, toma el tiempo para cocinar, ahorra dinero cuidando tu alimentación. Un plato balanceado debe tener cierta cantidad de grasas saludables, carbohidratos o azúcares y proteínas, las porciones deben ser acordes a nuestro gasto calórico, el cual depende en gran medida de nuestra actividad diaria. Consulta con tu médico, nutricionista o nutriólogo para orientarte de forma personalizada.
  4. No te desesperes: Cuando se trata de adquirir estilos de vida saludables o bajar de peso, no existen atajos, ningún batido, pastilla o “dieta de un par de días” te ayudará realmente, alimentación balanceada, actividad física, descanso adecuado y control de estrés es el único camino. Durante el proceso irás descubriendo la maravilla de como tu cuerpo se siente mejor y por supuesto te miras mejor frente a un espejo, para algunos será un proceso de meses para otros de un par de años, pero los mejores resultados requieren tiempo. No olvides que la meta no termina cuando alcances un peso en especifico o pierdas una talla, se trata de mejorar tu vida para siempre.
  5. Trata de equilibrar todos los aspectos de tu vida, familia, trabajo, amigos, deporte y no olvides dedicarte tiempo a ti, a todas aquellas cosas o pasatiempos que te gustan y te ayudan a mantenerte con la mente enfocada, despejada, consciente de lo que quieres y por qué lo quieres.

Así que antes de “iniciar una dieta”, te invitamos a que tomes un tiempo para reflexionar sobre todo lo que buscas para este nuevo año, consulta con un profesional de la salud, da el primer paso porque cuando menos lo esperes, habrás sobrepasado tus propias expectativas.

 

 

www.eldiariodelasalud.com