¿Cómo elegir el método anticonceptivo adecuado?

¿Cómo elegir el método anticonceptivo adecuado?

0

Ya sea por planificación familiar o por tener una vida sexual activa responsable, saber cuál es el método anticonceptivo indicado es muy importante. A pesar que el preservativo o codón y las pastillas anticonceptivas sean los más conocidos, no siempre son los únicos que se recomiendan, factores propios de cada mujer deben tomarse en consideración.

En principio no se debe eligir ningún método anticonceptivo, sin antes consultar con el médico especialista, algunas variables como la edad, antecedentes ginecologicos, condición de salud y antecedentes sobre enfermedades personales o familiares, deben tomarse en cuenta al momento de la elección.

los métodos más utilizados son los siguientes:

Embarazo-tras-uso-de-anticonceptivos

Métodos de barrera: Impiden que el espermatozoide alcance el óvulo. Preservativo masculino que a su vez protege contra enfermedades de transmisión sexual (ETS, incluyendo VIH). De los métodos de barrera es el mas utilizado. Los preservativos femeninos tienen el mismo mecanismo de acción que el másculino. El diafragma también se considera como un método de barrera, y se trata de un instrumento de latex que se coloca en el canal vaginal obstruyendo el orificio del cuello uterino.

En cuanto a los métodos de barrera no existen mayores contra-indicaciones, excepto en aquellas mujeres u hombres que pueden presentar alergia al material, espermicidas o lubricantes. La seguridad de estos métodos depende del correcto uso.

Esponja vaginal: Como su nombre lo indica es una esponja que se coloca obstruyendo la entrada en el cuello uterino, contiene espermicidas que evitan la motilidad de los espermatozoides hacia el útero.

Dispositivo intrauterino (DIU): Existen diferentes modelos, el más utilizado es el que posee cobre, debe de ser colocado por el ginecólogo dentro de la cavidad uterina, duración de 3 a 5 años. Su efectividad es del 98,5%.  No debe utilizarse en caso de embarazo o sospecha del mismo, ni en casos de infecciones post parto o abortos sépticos. Otro es el SIU o sistema intrauterino de liberación de Levonorgestrel, un método intrauterino que también coloca el médico, libera levonorgestrel un anticonceptivo, se puede utilizar en mujeres que presentan periodos menstruales con hemorragia abundante o intensa, y no se recomienda en aquellas que non han tenido hijos. Se debe retirar o cambiar cada 5 años.

Métodos hormonales: son aquellos que presentan una combinación de hormonas sintéticas (estrógeno, progesterona), evitan la ovulación, por eso se los denomina anovulatorios. Poseen alta tasa de efectividad con buen uso, oscila entre 99,2 y 99,8%, y se presentan en distintas formas farmacéuticas: comprimidos, inyecciones, parches, anillos vaginales e implantes transdermicos; siendo los primeros lo más utilizados.

El uso de pastillas anticonceptivas está contraindicado en aquellas mujeres con antecedente de trombosis venosa o arterial, o posee algún factor de riesgo para presentar trombosis. Es necesario realizar algunos estudios como niveles de colesterol, trigliceridos, glucosa en ayunas y hematología completa, para determinar si existe riesgo de que se presente una alteración en la coagulación sanguínea. De igual forma es importante conocer el antecedente familiar o personal de cáncer de mama, casos en los que no se recomienda su uso.

El uso de parche se encuentra indicado en mujeres entre los 18 y 45 años, se coloca durante un periodo de 3 semanas consecutivas y luego se retira. Se recomienda colocar como primera opción las pastillas anticonceptivas combinadas de primera generación antes que el uso de parche. De cualquier forma se debe evaluar antecedentes personales previo a tomar la decisión.

El anillo vaginal es un aro de plástico blando, que se coloca en la vagina, las hormonas son absorbidas a través de la mucosa vaginal; la anticoncepción efectiva dura 3 semanas. El anillo debe ser removido durante la 4ta semana, momento en el que ocurre el sangrado por deprivación. Se puede utilizar en mujeres entre los 18 y 45 años, aunque en algunas mujeres genera cierta incomodidad por el periodo que debe colocarse y retirarse.

Los implantes subdérmico o subcutáneos, es un método de anticoncepción prolongada, con una alta eficacia como método antinconceptivo, recomendando en mujeres entre los 18 y 45 años. Se recomienda en las mujeres que presentan intolerancia a los anticonceptivos combinados (estrogenos y progestagenos), a los dispositivos intrauterinos y en caso de que no se pueda apegar al uso de pastillas antinconceptivas. No se recomienda su uso en mujeres con cualquier tipo de cáncer.

El uso de los anticonceptivos inyectables mensuales o cada 3 meses, se puede utilizar en mujeres de edad fértil, pero preferiblemente jóvenes que ya hayan tenido al menos un hijo, ya que algunas veces se presenta un retorno diferido de la fertilidad de hasta un año, posterior a dejar de utilizarlos. Como todos los antinconceptivos hormonales debe tomarse en consideración los antecedentes de trombosis y cáncer, así como osteopenia, osteoporosis, migrañas y trastornos de la tiroides; casos en los que se encuentran contraindicados.

Por ultimo se cuenta con la esterilización quirúrgica, indicado casi exclusivamente cuando la mujer se encuentra segura que quiere evitar cualquier posibilidad de embarazos en el futuro. No se recomienda en mujeres que aun no han tenido ningún embarazo o muy jóvenes, debido a que puede existir la posibilidad de “arrepentimiento”.

Estos son algunos datos importantes a considerar antes de iniciar con cualquier método de antinconcepción, siempre debe ser guiado cada caso por el profesional, tomar la decisión adecuada y que no atente contra la salud de la mujer.

 

 

www.eldiariodelasalud.com