mitos sexuales a desterrar

8 mitos sexuales que deberías desterrar de tu mente

Hay tantos mitos en esta Internet que es casi imposible no tropezarse una y otra vez con ellos. ¿Puedes congelar el pan? ¿O no deberían los tomates realmente guardarse en la nevera? Los temas son numerosos, las opiniones aún más numerosas.

Internet es también un campo de expresión de opiniones en el que apenas hay obstáculos. En los tiempos de YouPorn, xHamster y compañía esto también sucede en el campo del sexo. 

Por tanto y teniendo en cuenta que nos tomamos el amor muy en serio, ¡y el sexo es parte de ello! hemos decidido limpiar algunos de estos mitos de sus cabezas. Si desea poner a prueba sus conocimientos sobre hechos y mitos sexuales no dejer de leer nuestros 8 mitos erróneos sobre el sexo que necesitan aclararse urgentemente! Vamos alla!

1. Solo las mujeres fingen orgasmos

No es cierto. Según una encuesta, alrededor del 16 % de los hombres encuestados también han hecho algo de trampa en este tema en algún momento de sus vidas. Es cierto que para los hombres suele ser más difícil fingir un orgasmo porque hay ciertas partes del cuerpo que hablan un lenguaje más claro que sus contrapartes femeninas. 

Pero los hombres también pueden perder su lujuria o su concentración «justo en el medio». Por lo tanto, la razón para fingir es siempre la misma: terminar pronto y no decepcionar al otro. Queda por ver si este es el mejor método. 

2. No puedes quedarte embarazada durante el período

De acuerdo, es cierto que es bastante improbable y probablemente no muy común, en comparación con otros casos. Pero no es imposible de por sí. Algunas mujeres, que tienen un ciclo corto, pueden ovular durante los últimos días de su período menstrual y los espermatozoides también pueden hacer más de lo que algunos esperarían: pueden sobrevivir dentro del útero hasta siete días. ¡Hui!

3. Las bebidas cambian el sabor de los fluidos corporales

La creencia de que el jugo de piña mejora el sabor del semen masculino es particularmente repetitiva, algo que no es del todo cierto, pero tampoco es del todo incorrecto. Podría ser que el sabor del semen pueda estar influenciado por la comida (tanto positiva como negativamente), pero este no fue el caso del semen que se analizo. 

El hombre en cuestión debería beber mucho jugo de piña (en realidad litros y litros) varias horas antes del sexo, para que su pareja pueda notar un cambio positivo en el gusto durante la eyaculación. No obstante no hay estudios que lo prueben.

4. El tamaño importa

Esta afirmación es tan relativa que hay que cogerla con pinzas debido a que no todos los penes son adecuados para todas las vaginas. En otras palabras, solo porque un pene sea más grande no tiene porque traducirse necesariamente en mejor sexo, y solo porque otro pene sea pequeño no significa que el sexo deba ser peor. 

Puede sorprender a uno u otro hombre, pero también depende de las preferencias de la mujer. Según las encuestas, la mayoría incluso afirma que preferiría encontrarse con un pene un poco más pequeño en la cama, siempre que el hombre sepa cómo manejarlo. Hihi.

6. Uno puede aumentar el placer tomando afrodisíacos.

Y eso es … rotuúndamente falso. Lo siento por los cocineros del placer, pero esa es una pequeña, aunque buena, mentira con una historia muy larga detrás. Por supuesto, no queremos impedir que nadie cocine, pero el hecho es que estímulos externos procedente de alimentos afrodisíacos estimulan el placer es algo bastante vago e incierto.  

Sin embargo, si es cierto que existen ciertos estímulos que si pueden actuar como afrodisíacos, como los elementos visuales (pornografía, revistas y similares) en el caso de los hombres, o ciertos estímulos auditivos en el caso de las mujeres.

7. Los músculos del suelo pélvico se desgastan por culpa del sexo y los partos.

Eso también es – ¡Aleluya! – simplemente erroneo. Ni mucho sexo con penes grandes ni muchos partos van a desgastar los músculos del suelo pélvico. Lo único decisivo es que tienes que estar atento cuando se trata de entrenamiento muscular, y lo sentimos de nuevo por las mujeres. 

Sí, lamentablemente aquí tampoco se puede hacer deporte. Pero aquellos que cuidan regularmente los músculos del piso pélvico pueden esperar no solo una vagina y una vulva jóvenes, sino también orgasmos más intensos. Esto ha sido probado empíricamente.

8. Vagina y vulva significan lo mismo

Eso no es correcto. La vulva describe las zonas erógenas femeninas fuera de la vagina, es decir, los labios y el clítoris internos y externos, mientras que la vagina, a su vez, solo describe la entrada vaginal, una especie de canal en forma de tubo que conecta la vulva con el cuello uterino y el útero. Sí, el órgano sexual femenino es más de lo que parece. 

¿Te hemos hecho un poco más sabio? ¿O estamos equivocados a pesar de nuestra extensa investigación en Internet? Pues bien, coge a tu pareja y pruébalo con el jugo de piña o el entrenamiento del suelo pélvico y haz una investigación empírica. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *