5 Consejos para un estilo de vida saludable

¿Te gustaría hacer deporte con regularidad, tomarte más tiempo para relajarte y / o cambiar a una dieta más saludable? ¡Genial entonces! Pero para que pueda realmente vivir de manera saludable y mantener este estilo de vida, estos deseos deben convertirse en hábitos saludables.

Llamamos hábito a una acción que repetimos hasta que la hacemos automáticamente. Ya no necesitamos ninguna motivación especial y se pasa por alto el proceso habitual de toma de decisiones consciente para hacerlo de forma automática.

Tal vez sabes por experiencia que por desgracia no es fácil adquirir hábitos saludables. Entonces, ¿Cómo te las arreglas para convertir las decisiones de acción consciente en un comportamiento inconsciente? 

Hay una serie de pasos comprobados que pueden ayudarte a desarrollar hábitos saludables que respalden tus objetivos de salud y estado físico. Vamos alla!

Te dejamos estos 5 consejos para que lleves un estilo de vida saludable:

1. Deja claro lo que quieres lograr

El primer paso hacia nuevos hábitos y un estilo de vida MÁS saludable es claro: descubre por ti mismo qué es exactamente lo que quieres lograr. Para hacer esto, debes definir tus objetivos específicamente . 

En el Journal of Consulting and Clinical Psychology  los estudios publicados muestran que es importante para un cambio de comportamiento, establecer una meta específica. Los científicos están de acuerdo: Fijando una meta, maximizarás tus posibilidades de realizar cambios duraderos en tu comportamiento.

Tómate el tiempo suficiente para definir por ti mismo lo que quieres lograr y lo que necesitas ahora mismo en tu vida. Si tienes una idea clara sobre esto, puedes dar el siguiente paso: Conseguir un plan claramente definido. 

2. Define un plan

Una vez que hayas definido tus objetivos, necesitarás un plan concreto que incluya pasos realistas. ¿Qué pasos pequeños y sostenibles puedes llevar a cabo una y otra vez para acercarte cada vez más a tu objetivo?

Un estudio publicado en el British Journal of General Practice sugiere que incluso pequeños cambios en la vida cotidiana pueden provocar cambios más importantes en nuestro comportamiento. 

Un hombre sostiene un tazón de cereal y fruta en sus manos

Aquí hay algunos ejemplos de ajustes de comportamiento en tu vida diaria que puedes convertir en hábitos saludables, incluida una dieta saludable :

  1. Empiece el día de forma consciente: Si ya te levantas estresado por la mañana, tu estado de ánimo se verá afectado, lo que a su vez afectará a tu vida diaria. Si por el contrario dejas suficiente tiempo por la mañana para comenzar lentamente, para escucharte a tí mismo o para meditar, puedes establecer el rumbo para que éste sea un día exitoso.
  2. Disfruta de un desayuno saludable sentado: No todo el mundo tiene mucho apetito por la mañana; por supuesto, debes adaptar tu desayuno a las necesidades de tu cuerpo. Una comida matutina rica en proteínas y grasas saludables te brindará energía y un excelente comienzo para el día.
  3. Beba un vaso de agua antes de empezar el día.  
  4. Asegúrate de hacer suficiente ejercicio durante el día: Independientemente de si incorpora algunos ejercicios simples contra la tensión del cuello entre ellos o estira brevemente las piernas, intente incorporar ejercicio regular en su día (laboral)
  5. Toma un refrigerio al final de la tarde: Este es el momento del día en el que muchas personas luchan contra un bajón de energía. Si  incluyes un refrigerio saludable, no tendrás que lidiar con antojos excesivos. 
  6. Prepare su propia cena: Cuando cocinas tu mismo, consumes menos calorías y tienes un control total sobre el combustible que obtiene su cuerpo (Menos sales, azúcares, grasas trans,…)
  7. Planifica horarios fijos para tu entrenamiento y prepárate para ello: Si entrenas a la misma hora todos los días, esto pronto se volverá automático. 
  8. Lee antes de irte a la cama: esto ayudará a que tu cuerpo se apague lentamente por la noche y duermas mejor.
  9. Asegúrate de dormir al menos 7 horas cada noche. Trata de acostarte y despertarte a la misma hora todos los días, al menos entre semana.
  10. Prepara un plan de emergencia para situaciones estresantes: Si las cosas no salen según lo previsto, tendrás la tentación de romper con tus hábitos saludables. Descubre por tí misma cómo puedes mantenerte fresco incluso en situaciones estresantes (por ejemplo, yoga, meditación, ejercicios de respiración).

3. Se constante

Los estudios demuestran que repetir una acción simple la acaba convirtiendo en un hábito. El contexto respectivo asegura que los ejecutemos automáticamente.

En otras palabras, si sigues realizando las mismas acciones después de ciertos eventos, tu cerebro se acostumbrará automáticamente a esta secuencia.

Por ejemplo, si comes una pieza de fruta en lugar de una barra de chocolate todos los días después del almuerzo, eso se convertirá en un hábito saludable con el tiempo y ya no extrañarás esa bomba de azúcar. Esto significa que tu cerebro espera automáticamente manzanas y cosas por el estilo y ya no grita «¡Chocolate!» , ¡El primer paso hacia una dieta saludable!

¿Cómo empezar ahora? Lo mejor es comenzar con tu rutina matutina: prueba la meditación, bebe un vaso de agua cuando te despiertes o acuerda dejar tu movil apagado mientras realizas tu rutina mañanera.

¿Cuánto tiempo se tarda en internalizar realmente un hábito? Los estudios confirman que se necesitan aproximadamente dos meses para que se produzcan cambios de comportamiento y para que se establezcan los automatismos. ¡Entonces la clave del éxito es la coherencia! Una vez que hayas tenido un comportamiento concreto durante unos dos meses, éste se convierte en un hábito.

4. No dejes que los contratiempos te detengan

Básicamente, cuando intentas lograr un objetivo, siempre puedes caer de bruces. Llegarán días en los que no se apegue a tu plan, te saltes el entrenamiento planificado, cedas a tus antojos y no hayas dormido lo suficiente. 

Sin embargo, científicos de Londres demostraron que los sujetos de prueba adquirían cierto hábito incluso cuando ocasionalmente no realizaban determinadas acciones. El automatismo de un hábito vuelve tan pronto como sigues el patrón que has practicado nuevamente. 

Por supuesto, cuanto más tiempo suspendas tus hábitos saludables, más difícil será volver a la práctica y seguir viviendo saludablemente. Por lo tanto, no pasa nada si no cumples con el programa aquí y allá, pero no pierdas la concentración y siempre trata de encontrar el camino de regreso a tu plan lo más rápido posible.

El preparador físico Lunden Souza yace relajado sobre una estera de yoga.

5. Tómatelo con calma

Asegúrate de que tu vida diaria no gire repentinamente en torno a este tema. Por supuesto, hay que trabajar duro para adoptar un estilo de vida saludable. ¡Pero a veces date descansos! Lo mejor es planificar un tiempo de relajación fijo cada semana. Tómate un tiempo para los pensamientos positivos y la gratitud: deja que tu cuerpo y tu mente descansen y se relajen (lee un libro, practica yoga, toma un baño…) . 

Incluso los pequeños cambios pueden garantizar que experimentes tu vida cotidiana de manera completamente diferente. Prueba los 5 pasos anteriores y desarrolla nuevos hábitos saludables. Pronto te encontrarás deshaciéndote de los malos hábitos en el camino. Así que manténte atento: tus metas pronto se acercarán y vivir de manera saludable llegará solo . 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *