Siesta energética

7 Ventajas de echarse una siesta energética

El tiempo es dinero. Quizás por eso los humanos somos los únicos seres vivos que intentamos satisfacer todas sus necesidades de sueño de una sola vez. Cualquiera que tenga una mascota sabe que hay otra forma: los gatos, los perros y similares toman siestas varias veces al día. 

A menudo los envidiamos por eso … ¡Cuánto nos gustaría tumbarnos de orejas unos minutos después del almuerzo! Pero las siestas energéticas también pueden convertirse en una rutina para los humanos. 

¿Qué es una siesta energética?

Las siestas energéticas son siestas cortas, cuya duración máxima no debe ser nunca mayor a 20 minutos. Si duermes más tiempo, entrarás en la fase de sueño profundo (y eso es exactamente lo que debes evitar). Por lo tanto, es mejor si configura un reloj de alarma que le ayude a despertarse.

¿Qué beneficios aportan las siestas energéticas?

Echarse una siesta energética puede aportar hasta 7 beneficios para su salud:

  1. Puede ayudarle a desconectar durante un rato en mitad del día.
  2. Incrementará su capacidad de concentración y recordará mejor las cosas.
  3. Puede ayudarle a rendir mejor.
  4. Disminiye el riesgo de un ataque cardíaco o un derrame cerebral.
  5. ¡Su estado de ánimo mejorará! (las personas que duermen poco se irritan más fácilmente).
  6. Hacer una pequeña pausa en forma de siesta le ayudará a relajarse y a reducir el nivel de estrés.

Pautas para echarte una siesta energética

Pero no solo la siesta en sí, sino también levantarse después es importante. Aquí hay algunos consejos para tu siesta:

  • Elija el momento adecuado: tomar una siesta durante el almuerzo o al principio de la tarde le dará más energía . Por otro lado, si el breve descanso se lleva a cabo demasiado tarde, se interrumpirá su ritmo de sueño nocturno.
  • Tome café antes de la siesta: debido a que la cafeína contenida en el café solo comienza a actuar en el cuerpo después de 20 minutos, está bien beber una taza antes de la siesta: después de una siesta, la bebida negra le proporciona energía adicional.
  • Póngase cómodo: si trabaja desde casa, es muy fácil planificar una siesta corta; puede ponerse cómodo fácilmente en su cama o en el sofá. ¿Tiene que ir a la oficina? Entonces, la siesta energética necesita un poco más de planificación: tal vez haya una sala de relajación en su oficina que pueda usar. De lo contrario, debe contentarse con su escritorio (cruzar los brazos sobre la mesa y apoyar la cabeza en él) o recostarse lo más posible en la silla de oficina. Consejo adicional: la música relajante (palabra clave auriculares) ayuda a bloquear el ruido de fondo.
  • Haga funcionar su circulación: debido a que la presión arterial puede bajar después de una siesta, a menudo puede sentirse más cansado después que antes. Así que ponga en marcha su circulación después de una siesta intensa: esto funciona mejor con un vaso de agua (de limón) o un poco de ejercicio. Suba escaleras o haga algunos ejercicios de estiramiento .

Un estudio muestra que el sueño tiene efectos positivos para nuestra memoria.

La autoridad aeroespacial estadounidense NASA , en colaboración con el Instituto Nacional de Investigación Biomédica Espacial, llevó a cabo estudios con astronautas sobre el tema de las siestas energéticas. Aquí también, el resultado: las siestas cortas regulares tuvieron un efecto positivo en el rendimiento de la memoria.

Conclusión: si quiere sentirse lleno de energía después de una siesta, es importante que duerma de verdad y no solo cierres los ojos. Sí, ciertamente no es fácil con solo presionar un botón, pero como con todo: ¡la práctica hace la perfección!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *